KATIUSKA, P. Sorozábal

Lugar: Amaia K.Z. de Irun

Fecha: Sábado, 15 de octubre de 2005

Hora: 20,00 

FICHA ARTÍSTICA:

 

Katiuska María José Santos

Pedro Stakov Juan Tomás Martínez

Principe Sergio Guillermo Orozco

Coronel Bruno Brunovich Enrique Del Portal

Tatiana Amelia Font

Amadeo Pich Luis Bellido

Olga Eva Del Moral

Boni Carlos Bofill

Mishka Mamen Godoy

Koska Ángel Walter

Conde Ivan Adolfo Pastor

Comisario Mariano Galán

 

Orquesta Antología

Coro Antología         

 

Dirección Escénica Carlos Bofill

Dirección Musical José Antonio Irastorza

 

FICHA TÉCNICA:

 

Regidor Luis Villarejo

Director Técnico Alejandro Docarmo

Jefe Tecnico Kip Allan Holley

Diseño de Decorados Mariano Lopez J.R.

Decorados Readecor S.L.

Diseño de Vestuario Paris

Sastrería Luis Llorente

Atrezzo Mateos

Attrezzista Esperanza Ruiz

Diseño de Luces Alex Docarmo

Maquinistas Antonio Lagar J R y Jorge Gonzalez

Transporte Hnos. Hernández

Autocares Salas

Rrpp. María Jesús Sevilla

Maestros Repasadores Celia Laguna y Cristina Alonso

Peluquería Rafael

Gerencia José Ramón Irastorza

Coordinación General Nieves Fdez. De Sevilla

Dirección General José Antonio Irastorza

Antología De La Zarzuela S.L. Producciones

En torno a… KATIUSKA

 

Pablo Sorozábal, compositor natural de San Sebastián, consiguió su primer gran éxito cuando tras realizar sus estudios en Europa, representó en el Teatro Victoria de Barcelona en el año  1931 su Zarzuela en dos actos “Katiuska”.

 

¿Por qué ese título y por qué precisamente el estreno en esa ciudad?

La respuesta es muy simple y muestra claramente el “buen ojo” del compositor. En la Barcelona de 1931  había un verdadero frenesí por la música rusa, y los espectáculos rusos de ópera y ballet llenaban temporadas enteras en el Liceu.

 

La música de “Katiuska”  fue escrita  precisamente para dar la impresión al auditorio de que estaba escuchando auténtica música rusa. La música no vive sólo de los compositores, aunque éstos sí que a veces vivían sobre todo de un público al que conseguían cautivar. Y en esto Pablo Sorozábal, sin desmerecer ni un ápice su enorme talento como compositor, era todo un artista.


El denominador común de este público era y es aún el de su interés por encontrar en la música de zarzuelas, no una fuente de experiencias intelectuales y estéticas como podía proporcionar una ópera seria italiana o alemana, sino un simple pasatiempo agradable, de ritmos conocidos, de “cantabilidad” asegurada e incluso de diversas connotaciones folklóricas.

 

En la zarzuela encontramos  una tendencia más o menos marcada según las épocas a utilizar ritmos de danzas  populares españolas -jotas, zortzikos, boleros, pasodobles, seguidillas y hasta sardanas- y ocasionalmente de origen hispanoamericano -tangos, habaneras, etc.- e incluso de carácter internacional como el vals o el foxtrot.

 

Por eso cabe aún más resaltar la audacia de Sorozábal en “Katiuska”, de hacernos transportar a un ambiente  y a una música que bien podría decirse se asemejaba bastante a la rusa, -algo inédito hasta aquel entonces- salpicándola incluso con algún ritmo “moderno” como en el trío “a París  me voy”, que nada tenía que ver con el resto de la partitura, repleta de sus marchas marciales de marcados ritmos rusos, princesas, coroneles zaristas, comisarios del Soviet, etc. que finaliza con un ineludible y muy acertado comentario que incluso hasta quizá en aquel entonces el mismo Sorozábal se formulase...“ Katiuska, Katiuska, ¿qué va a ser de ti? ”    

Archivo multimedia

Contacto

Tweets de A. LíricaLuisMariano @LuisMarianoIrun
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Asociación Lírica Luis Mariano, 2014