LA FLAUTA MÁGICA, W.A. Mozart

Lugar: AMAIA K.Z. de Irun

Día: Sábado, 15 de noviembre de 2008

Hora: 20,00

Día: Domingo, 16 de noviembre de 2008

Hora: 19,00

 

FICHA ARTÍSTICA:

 

Tamino Tenor Philippe Do

Pamina Soprano Ulrike Van Cotthem

Papageno Barítono Isidro Anaya

Papagena Soprano Irantzu Bartolomé

Reina de la Noche Soprano Claudia Karrash

Sarastro Bajo Ernesto Morillo

Sprecher  Barítono Philippe Fourcade

Monostatos Barítono Jean Noel Poglialli

Primera Dama Soprano Elena Sancho

Segunda Dama Mezzosoprano  Marifé Nogales

Tercera Dama Contralto Ainhoa L. Soraluze

Primer Sacerdote Tenor Iker Casares

Segundo Sacerdote Tenor José Javier Huerta

Tres Genios Tenor David Oliveira / Xabier de la Fuente  / Mikel Zeberio (CORO EASO)

Dirección Musical Patrick Souillot

Dirección Escénica Gil Galliot

Coros Luis Mariano / Sonia Franzese

Orquesta Luis Mariano

 

FICHA TÉCNICA:

 

Regidor de Escena Oihana Regüela

Regidor de Orquesta  José Mª Rastrilla

Regidor Coros Teresa Egaña / Blanca Gutiérrez / José Javier Huerta

Diseño Luces Franck Vinyas

Iluminación IRUDI OTS

Decorados y Atrezzo Opera pour Tous / Orquesta Grenoble

Subtítulos Ana Muguruza

Peluquería Maribel Salinas

Maquillaje Mari Carmen Paredes

Atrezzista Javier Vergara / Juanmi García / Teresa Egaña / Paquito Sagüés / Juan Iturrioz

Vestuario Liceo Argouges de Grenoble

Sastrería Martine Gillemard / Sabine Lantz / Chantal Boy

Maquinaria KUBIDE

Maquinistas Roberto Punzzi / Matteo Eula

Producción Opera pour Tous / Orquesta Grenoble / As. Amici Musica Cuneo / As. Lírica Luis Mariano

Organización General  Asociación Lirica Luis Mariano

Director de Producción Roberto Punzzi

Floristería Ramón Hernández

Figurantes  Beatriz Merino / Veronique Chervero / Beatriz Ayala

 

EN TORNO A .... ”LA FLAUTA MÁGICA” DE W.A.MOZART

Por José Luis Barrio Gamarra

 

Mozart aborda la composición de “La Flauta Mágica” a propuesta de su amigo Johann Emanuel Schikaneder (ambos cofrades masones de la misma logia) en un momento de dificultades tanto personales como socio-políticas.

En efecto, Schikaneder, popular empresario teatral, cantante, actor y escritor de libretos, que atravesaba una importante crisis económica, propuso a Mozart la composición de una obra de contenido popular, y a la vez espectacular y de compleja escenografía, con el ánimo de recuperarse de sus dificultades económicas, derivadas de la construcción del Theater auf der Wieden en 1789.

Mozart por su parte también se encontraba en un mal momento: además de sus crónicos y progresivos problemas financieros, su salud iba empeorando de forma preocupante, y su estado de ánimo estaba muy decaído debido a que su amigo y colaborador Lorenzo Da Ponte había sido alejado de la Corte vienesa.

La situación socio-política tampoco era muy tranquilizadora: Francia se encontraba en el momento álgido de su Revolución y la afilada cuchilla de la guillotina segaba numerosas cabezas de la aristocracia. Poco faltaba para que también rodaran las del rey Luis XVI y su esposa Mª Antonieta, la odiada austriaca, hija de la emperatriz Mª Teresa. Austria acababa de cambiar de emperador, ya que José II muerto en febrero de 1790, era sucedido por Leopoldo II, ambos hermanos de Mª Antonieta, y naturalmente lo que ocurría en París condicionaría en buena parte la política de Viena, entre otras cosas, declarar a la Masonería fuera de la Ley.

En medio de todas estas turbulencias Mozart y Schikaneder inician la composición de la nueva obra.

El libreto, basado en las obras “Lulú o la Flauta Mágica” de A.J.Liebeskin, “El Rey de Egipto” de Philippe von Grever y “Sethos” de Jean Terrazon fue modificándose según se iban introduciendo escenas relacionadas con los ideales y los ritos masónicos, lo que fue dando una proyección de mayor trascendencia. En efecto, a lo largo de la obra pueden encontrarse escenas claramente relacionadas con el mundo masónico, tanto desde el punto de vista conceptual como ritual:

-El triple acorde de la obertura es un claro signo masónico que anuncia un posible carácter propagandístico (el nº 3 se repite con insistencia: 3 damas, 3 geniecillos, etc., que enlaza con su significado esotérico en el mundo masón)

-El silencio que se impone al protagonista puede relacionarse con el secretismo de la masonería.

-Las aparentes contradicciones entre “los buenos y los malos”, de manera que los personajes, que al principio se muestran “buenos” cambiarán a perversos (la Reina de la Noche) y al contrario, personajes aparentemente “malos” se trasformarán en generosos (Sarastro), situación aplicable a la masonería, que socialmente estaba satanizada, pero que en realidad era una organización benefactora.

-La búsqueda del Conocimiento que obliga a superar una serie de pruebas, hace alusión a los ritos iniciáticos masones

Desde el punto de vista musical se trata de un “singspiel” (partes cantadas y partes habladas) origen de la Opereta iniciada pocos años antes y que contenía una mezcla de diversos ingredientes tales como la romanza de tipo francés, las arias italianas y el lieder alemán. Mozart consiguió unificar todos estos elementos musicales, creando así el “singspiel” alemán.

La obra tuvo un gran éxito, pero Mozart no pudo disfrutarlo mucho tiempo ya que moriría un mes después del estreno.

 

LA FLAUTA MÁGICA


El singspiel Die Zauberflöte con música de de Wolfgang Amadeus Mozart (1756 -1791). La ópera, en alemán, está dividida en dos actos y su libreto es obra de Emanuel Schikaneder. Se estrenó en el teatrito Theater auf der Wien (hoy An der Wien) de Viena el 30 de septiembre de 1791.Fue su último estreno del que Mozart dirigió las primeras representaciones, muriendo cuando la obra aún se encontraba en cartel.

 

ACTO I.- El príncipe Tamino, tratando de escapar de una enorme serpiente, cae inconsciente Las tres Damas, camareras de la Reina de la Noche, matan a la serpiente y salen después de escena. Cuando Tamino recobra el conocimiento, ve acercársele a un extraño personaje: es Papageno, cazador de pájaros, con un vestido hecho de plumas. Se presenta cantando un cancioncilla de estilo popular y con una flauta de Pan. Se jacta ante Tamino de ser él quien ha dado muerte a la serpiente; por esta mentira, las Tres Damas, que vuelven a entrar en escena le castigan cerrando su boca con un candado.

Las damas muestran ahora a Tamino una miniatura, retrato de la hija de la Reina de la Noche, Pamina, y Tamino se enamora de ella: "Die Bildnis ist bezaubernd schon" ("Este retrato es maravillosamente bello"). Cuando las tres Damas le dicen que Pamina está prisionera de Sarastro, a quien pinta como a un ser malvado, Tamino decide ir a rescatarla. Aparece entonces la Reina de la Noche y alienta el propósito del príncipe.

En el quinteto que sigue, en el que intervienen las Tres Damas, Tamino y Papageno, este último, que no puede hablar, solamente actúa cantando a boca cerrada. Pero ahora las Tres Damas liberan a Papageno y dan a Tamino una flauta mágica que le ayudará en su propósito, y a Papageno, que acompañar al príncipe, un carillón mágico. Cuando van a marcharse, la Tres Damas les dicen que tres Muchachos o Espíritus les guiarán en el camino.

La escena transcurre ahora en un salón del palacio de Sarastro, en donde Pamina, allí secuestrada, está siendo importunada por el moro Monostratos, capitán de la guardia de Sarastro, que trata de cortejarla. Papageno, que se había separado algo de Tamino, se sobresalta al ver al moro, pero a su vez, Monostratos también se asusta ante el aspecto del cazador de aves. Monostratos sale huyendo y Papageno asegura a Tamina que pronto va a ser rescatada por alguien que la ama; en un dueto ella dice que también él, Papageno, encontrará algún día quien le quiera: "Bei Mannern, welche Liebe Fuhlen" ("A los hombres que buscan el amor").

De nuevo cambia la escena. Los tres Muchachos conducen a Tamino a un templo con tres puertas. Desde la primera puerta una voz ordena a Tamino: "Zurück" ("Atrás") y lo mismo ocurre en la segunda puerta. Pero desde la puerta tercera sale la voz del Portavoz del Templo, quien con sus palabras despierta en Tamino un deseo de sabiduría y una sospecha sobre la Reina de la Noche. Un coro oculto le asegura que Pamina vive. Tamino tañe su flauta y escucha la respuesta de Papageno; sale rápidamente en busca de Papageno, al cual encuentra, pero son detenidos por Monostratos. Éste y su banda de esclavos van a arrestarlos, cuando Papageno, haciendo sonar su carrillón los detiene en su intento y les hace danzar.

Se oye una marcha que anuncia la llegada de Sarastro y de sus cortesanos. Papageno pregunta a Pamina qué le dirán cuando sean acusados de intentar huir: "Die Warheit" ("La verdad"), responde solemnemente Pamina. Sarastro dice ahora que si retiene allí a Pamina es para librarla de su madre y que el verdadero destino de una mujer es estar bajo la guía y dirección de un hombre. Monostratos, que ha detenido a Tamino, lo trae ahora a escena, y dice a Sarastro que su vigilancia ha impedido que rapten a Pamina; pide por ello su recompensa. Pero entonces Pamina, a su vez, acusa a Monostratos de haber querido seducirla, por lo que la recompensa pedida se transforma en un castigo: Sarastro ordena que azoten al moro. El acto termina con un coro en honor de Sarastro.

 

ACTO II.- Entran en escena los sacerdotes a los acordes de una marcha solemne. Sarastro anuncia que antes de unirse en matrimonio con Pamina, Tamino debe pasar las pruebas para ser admitido en el templo. Los sacerdotes manifiestan su acuerdo haciendo sonar sus trompetas. Sarastro ruega por Tamino en el comienzo de las pruebas de iniciación: "O Isis und Osiris" ("Oh, Isis y Osiris").

Advertidos por dos sacerdotes de que deben guardan silencio y no prestar atención a las mujeres, Tamino y Papageno (que va a sufrir una iniciación menos rigurosa que la de Tamino) se encuentran con tres Damas, pero las ignoran, cumpliéndose así, positivamente, la primera fase del ritual.

La escena se traslada ahora al lugar donde descansa Pamina. Monostratos, lleno de excitación, se acerca a ella, cuando aparece la Reina de la Noche y entrega a su hija una daga con la comisión de dar muerte a Sarastro. De este modo se cumplirá "la venganza del infierno" ("Der Holle Rache").

La Reina de la Noche desaparece. Entra nuevamente Monostratos, con sus pretensiones sobre Pamina, pero llega Sarastro y lo arroja de allí. Pamina pregunta a Sarastro por qué no toma venganza de su madre la Reina de la Noche, a lo que él contesta que en aquel feliz lugar no hay cabida para tales pensamientos ("In diesen heil'gen Hallen").

Tamino y Papageno esperan ahora el nuevo estadio de su iniciación. Papageno se encuentra con una anciana que le dice que es su prometida Papagena. Aparecen en escena los Tres Muchachos y devuelven a Tamino su flauta mágica y a Papageno no su carillón encantado. Sale Pamina y cuando Tamino, cumpliendo lo ordenado, rehúsa hablar con ella, la joven, que no conoce la prohibición, entona una canción en la que se lamenta tristemente: "Ach, ich fühl's" ("Ay, yo siento").

Sarastro dice a Tamino y a Pamina que se despidan para siempre. Papageno, por su parte, busca a alguien a quien amar "Ein Madchen oder Weibchen wünscht Papageno sicht" ("Una jovencita, una mujercita"). Aparece de nuevo la anciana y cuando ha logrado que Papageno le jure serle fiel se transforma en una bella joven, vestida de plumas como él. Pero un sacerdote le impide seguirla, porque aún no ha superado las pruebas.

En un jardín, los Tres Muchachos cantan simbólicamente al amanecer. Pamina, angustiada por el aparente abandono de Tamino, piensa quitarse la vida, pero los Muchachos se lo impiden. Dos Escuderos, cantando un coral solemne, vigilan la última etapa de la iniciación de Tamino, la prueba del fuego y del agua, a la que se unirá Pamina. La flauta, que tañe Pamino, les ayudará a salir airosos de la prueba.

Papageno, frustrado, piensa cómicamente en el suicidio cuando los Muchachos le sugieren que haga sonar su carillón mágico; lo hace así y al final encuentra a su bella prometida. Su cómico, tartamudeante encuentro, se plasma en un dueto que comienza: "Pa-pa-pa-pa (¡cuarenta y ocho veces!) -geno".

La Reina de la Noche intenta, una vez más, derrotar a Sarastro con la ayuda de sus Damas y de Monostratos, que reaparece en la oscuridad. Pero la fuerza de la luz los arroja de allí; bajo la benevolente protección de Sarastro, la Belleza y la Sabiduría serán coronadas para siempre. 

Archivo multimedia

Contacto

Tweets de A. LíricaLuisMariano @LuisMarianoIrun
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Asociación Lírica Luis Mariano, 2014