Ópera de cine (proyección) Proyección FIDELIO, L. van Beethoven

Lugar: Teatro Amaia Irun

Día: Martes, 8 de Febrero de 2011

Hora: 19,00


Lugar en el que se desarrolla la obra: Prisión cerca de Sevilla

Época: Finales del siglo XVIII


La obra relata el intento de Leonora, disfrazada como Fidelio, de entrar en la prisión para poder salvar a su marido o al menos llevarle consuelo. Tras una serie de escenas, Fidelio encontrará a su amado y lo salvará. Es por tanto un argumento no sólo a la lealtad y la fidelidad, sino también a la libertad.

Don Pizarro, gobernador de la prisión de Sevilla, tiene como prisionero, sin causa, a Florestán, un enemigo político. No se atreve a matarlo, pero lo va debilitando día a día reduciéndole la comida.

Leonora, su esposa, para tratar de estar a su lado se hará pasar por Fidelio y entrará a trabajar en la casa de Rocco, un carcelero, cuya hija se ha enamorado de él (ella), rompiendo así el compromiso matrimonial que antes había realizado a Jaquino.


Acto I


Marcelina canta contenta porque está enamorada de Fidelio, circunstancia que mueve los celos de Jaquino.

Entra Fidelio con unas cadenas compradas a buen precio, lo que confirma a Rocco que quiere a Fidelio como yerno. Ambos personajes hablan y de esta manera Fidelio se entera de que hay calabozos profundos en donde a un prisionero cada día se le da menos alimentos. Fidelio quiere hacer todo lo posible por entrar en esos calabozos.

Entra don Pizarro, lee una carta en donde se le dice que su prisión recibirá una visita sorpresa a modo de inspección. Por tal motivo decide matar de una vez por todas al prisionero Florestán. Rocco se niega a hacerlo, con lo que Pizarro intentará hacerlo él mismo, pero Rocco y un ayudante habrán de cavar la tumba en los sótanos de la cárcel.

Fidelio y Marcelina convencen a Rocco de que deje salir al patio a los prisioneros para ver la luz. Los presos, algunos de ellos que llevan años sin ver la luz del sol, se emocionan. A la llegada de Pizarro, vuelven tristemente a las celdas.


Acto II


Rocco y Fidelio bajan a las mazmorras a cavar la tumba. Florestán cree ver a su mujer en forma de ángel, pero se desvanece por la debilidad. Fidelio se acerca y le da vino y pan, reconociendo en el acto que es su amado.

Entra Don Pizarro con la intención de matar al prisionero, no obstante, Fidelio muestra su verdadera identidad y obliga mediante una pistola a desistir a don Pizarro.

Las trompetas suenan anunciando la llegada del ministro, por lo que Don Pizarro y Rocco han de salir a recibirlo.

Florestán y Leonora se abrazan.

La pareja sale al patio en mitad de los prisioneros.

Don Fernando, el ministro, manda encarcelar a Don Pizarro y liberar a Florestán. Todos alaban el valor y el arrojo de la mujer y celebran el triunfo de la justicia.

Archivo multimedia

Contacto

Tweets de A. LíricaLuisMariano @LuisMarianoIrun
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Asociación Lírica Luis Mariano, 2014