Ópera de Cine (Proyección) I PURITANI, V. Bellini

Lugar: Teatro Amaia Irun

Día: Martes, 16 de Abril de 2013

Hora: 19,00


Presentada por Paquito Sagüés

Entrada gratuita al público en general


ARGUMENTO:


Acto I


Cuadro primero.

Exterior de la ciudadela de Plymouth. Los soldados puritanos que combaten bajo el mando de Cromwell auguran un próximo fin a la guerra civil que sostienen contra los realistas. Como después de encarnizadas luchas dominan ya la mayor parte del territorio inglés, no dudan ni un instante que la victoria será favorable a sus ejércitos. Entre los combatientes se encuentra Sir Ricardo Forth, quien está enamorado de Elvira, hija del gobernador de la ciudadela, Lord Walton. El caballero puritano expone al padre de su amada el amor que ésta le inspira y su pretensión de obtener un día su mano. Pero Lord Walton declina el honor de la petición y elude por el momento comprometerse a nada, alegando no estar del todo convencido de que su hija corresponde a esta pasión. Sir Ricardo expresa su contrariedad y desconsuelo ante esta evasiva, con su hermosa canción: " ¡Ah, flor de amor para mí perdida! "


Cuadro segundo.

Antecámara de Elvira. Ésta se encuentra en escena escuchando a su tío, Sir George, el cual le da cuenta de haber persuadido a su padre de no obligarla a aceptar por esposo a Sir Ricardo. De pronto, suenan las trompetas anunciando la llegada de Lord Arturo, caballero realista del cual está enamorada Elvira, a pesar de la oposición de sus ideas políticas. Entra Lord Arturo trayendo varios presentes entre los que ofrece un amplio y fino velo blanco de desposada.

Al poco tiempo de hallarse el caballero realista en la ciudadela de Plymouth descubre que Enriqueta de Francia, viuda del desventurado Carlos I, está prisionera en la fortaleza y su destino va a ser semejante al del infortunado Rey. Su lealtad hacia la causa de sus Soberanos le decide a libertarla valiéndose de su inmunidad en aquel lugar y aún a costa de su mismo amor.

Aprovechando un descuido, introduce a la Reina en la antecámara y la cubre con el amplio velo de desposada destinado a Elvira. Los centinelas y guardias, confundiéndola con la hija del Gobernador, la dejan salir sin dificultad. Al descubrirse la evasión, Elvira cree que su amado la ha abandonado por otra mujer y es tan grande su pena, que enloquece de repente. Los caballeros puritanos que la rodean juran solemnemente vengar la supuesta infamia de Lord Arturo.


Acto II


Campamento de los puritanos. Los pregones anuncian que Lord Arturo Talbot ha sido condenado a muerte por el Parlamento por haber ayudado a la Reina Enriqueta a escapar de su encierro. Aparece la demente Elvira y canta una dulce melodía de añoranza que en el desconcierto de su sinrazón le recuerda a su amado.

Entra el tío de Elvira, Sir George, acompañado de Sir Ricardo Forth, al cual suplica que interceda para conseguir el perdón de Lord Arturo. El caballero rival se deja convencer al fin y promete obtener dicho perdón si Lord Arturo se presenta en el campamento sin armas y abjurando de sus ideales realistas. Sir George acepta esas condiciones que dice transmitirá a su protegido. Finalmente, los dos caballeros puritanos brindan su lealtad a la causa por la cual comba- ten, en un espléndido dueto: "Suenen, suenen los clarines".


Acto III


Jardín contiguo a la morada de Elvira. Lord Arturo, perseguido y acosado por sus enemigos, aguarda con ansia la oportunidad de poder alejarse de Inglaterra. Pero antes de abandonar definitivamente a su patria, desea ver a Elvira por última vez. Con este propósito merodea por los alrededores de donde habita su amada esperando que el Destino les coloque frente a frente.

Entra Elvira en el jardín y al divisar inesperadamente a Lord Arturo su alegría es tan intensa, que de pronto parece haber recobrado la razón. Llena de gozo, canta: "Ven, ven a mis brazos". Súbitamente suena el redoble de los tambores de la tropa que se acerca. Ante el peligro que corre su amado, Elvira sufre un nuevo desvarío.

Los soldados puritanos capturan al caballero realista y cumplimentando la orden dada por el Parlamento, se disponen a ejecutarlo. Pero en el preciso instante llega un mensajero trayendo un bando de Cromwell en el que se da cuenta de la derrota de los realistas y del indulto general concedido por el dictador a todos los prisioneros de guerra. Elvira, al ver libertado a Lord Arturo, recobra de nuevo la razón y amorosamente se cobija en sus brazos, esta vez para siempre.

Archivo multimedia

Contacto

Tweets de A. LíricaLuisMariano @LuisMarianoIrun
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Asociación Lírica Luis Mariano, 2014