Ópera de cine (proyección) MANON LESCAUT, G. Puccini

Lugar: Sala de Conferencias, Amaia KZ de Irun.

 

Día: Martes, 15 de noviembre de 2016

Hora: 19,00

 

Presentada por Paquito Sagúés

Entrada gratuita al público en general.

Manon Lescaut es una ópera en cuatro actos con música de Giacomo Puccini y libreto en italiano escrito sucesivamente por varias personas: Ruggiero Leoncavallo, Domenico Oliva, Marco Praga, Giuseppe Giacosa, Luigi Illica, Puccini y Giulio Ricordi. Está basada en la obra L'historie du chevalier des Grieux et de Manon Lescaut (1731) del Abad Prévost, que fue de inspiración también para la ópera Manon de Jules Massenet.

Puccini cogió algunos elementos musicales usados en Manon Lescaut de anteriores obras que él había escrito. Por ejemplo, el madrigal Sulla vetta tu del monte del acto segundo refleja el Agnus Dei de su Misa a cuatro voces de 1880. Otros elementos de Manon Lescaut proceden de su composición para cuerdas: el cuarteto Crisantemi (enero de 1890), tres Minuetos (probablemente de 1884) y un Scherzo (¿1883?). El tema de amor procede del aria Mentia l'avviso (1883).

 

ARGUMENTO:

Lugar: Amiens, París, El Havre, Nueva Orleans.

Tiempo: Segunda mitad del siglo XVIII.

 

ACTO I

Una plaza pública cerca de la Puerta de París

 

Es por la tarde, y una multitud de estudiantes masculinos y jóvenes pasean por una plaza conocida por la bebida y el juego. Edmondo canta una canción de placer juvenil (Edmondo, coro: Ave, sera gentile).

 

Entra Renato Des Grieux, pero está melancólico y no se une a los otros estudiantes (Des Grieux, Edmondo, coro: L’amor! L’amor!). Bromean con él (Des Grieux, Edmondo, coro: Tra voi, belle, brune e bionde) ; (Edmondo, coro: Ma, bravo!).

 

Llega el carruaje desde Arras. Manon ha sido obligada por su padre a internarse en un convento, al que es conducida por su hermano, el sargento Lescaut. Coincide en el viaje el tesorero general del Rey, Geronte di Ravoir, viejo y rico. Des Grieux se enamora a primera vista de Manon (Coro, Edmondo, Lescaut, Des Grieux, Geronte: Discendono, vediam); (Des Grieux, Manon, Lescaut: Cortese damigella).

 

Des Grieux oye su conversación: Manon va camino del convento, siguiendo las órdenes de su padre. Des Grieux se le acerca y le ruega que se reúna con él más adelante, ella accede renuente. Los estudiantes se ríen, señalando a la pareja. Después de que Manon se marcha, Des Grieux canta sus sentimientos por ella (Des Grieux: Donna non vidi mai).

Lescaut traba amistad con Geronte, quien también se ha visto atraído por la joven, diciendo que ella se desperdiciará en un convento. Mientras Lescaut se distrae jugando a las cartas con un grupo de estudiantes, el viejo Geronte decide raptar a Manon y llevárse la a París (Edmondo, coro, Geronte, Lescaut: La tua ventura ci rassicura); (Edmondo, Des Grieux: Cavaliere, te la fanno!). Edmondo escucha casualmente de los planes de Geronte y avisa a Des Grieux. Le aconseja que acompañe a Manon en el carruaje preparado por Geronte (Des Grieux, Manon: Vedete? Io son fedele alla parola mia). Des Grieux declara su amor a Manon y la convence para huir juntos a París inmediatamente. Se marchan juntos.

Geronte y Lescaut llegan a la escena al tiempo que los otros desaparecen. Y Lescaut propone seguir al carruaje hasta París. Geronte ha visto súbitamente frustrados sus planes, pero Lescaut lo consuela: conoce demasiado bien el carácter frívolo de Manon y muy fácilmente puede abandonar a un estudiante por una vida lujosa (Geronte, Edmondo, Lescaut, coro: Di sedur la sorellina e il momento!).

 

ACTO II

Salón en el palacio de Geronte, en París

 

El acto empieza con Manon convertida en la amante de Geronte. Ella disfruta de las atenciones de su peluquero en su lujosa habitación en el palacio del tesorero general cuando entra su hermano, Lescaut (Manon, Lescaut: Dispettosetto questo riccio!); (Lescaut: Sei splendida e lucente!). Ella le dice que Geronte es demasiado viejo y perverso; a pesar de los lujos, se aburre. Manon está triste, y sus pensamientos se vuelven hacia Des Grieux y tiene nostalgia de su apasionada convivencia en un modesto desván con Des Grieux (Manon: In quelle trine morbide). Lescaut, que ha logrado mantener amistad con Des Grieux y disfrutar de la protección de Geronte, explica a Manon que Des Grieux sigue desesperado por haber sido abandonado por ella e ignora aún su paradero, ha iniciado una arriesgada vida como buscador de fortuna con el único objetivo de conseguir la riqueza que le permita darle la vida de lujo que ella necesita (Lescaut, Manon: Poiché tu vuoi saper).

 

Entra un grupo de músicos llamados por Geronte para entretenerla con los madrigales que Geronte compone para ella: Sulla vetta tu del monte); (Manon, Lescaut: Paga costor). Geronte trae a un maestro de danza; bailan un minueto, luego ella canta una gavota (Maestro de baile, Geronte, Manon, coro: Vi prego, signorina [minueto]); (Manon, Geronte, coro: L’ora, o Tirsi, è vaga e bella). Manon propone a todos salir a pasear fuera del palacio. Geronte y sus amigos se adelantan.

 

Lescaut triste al saber que su hermana no es feliz viviendo con Geronte, sale en búsqueda de Des Grieux. Aparece Des Grieux en casa de Geronte, informado por Lescaut de la nueva vida de su amada, reprochándole que le haya abandonado por una vida lujosa (Manon, Des Grieux: Oh, sarò la più bella! – El propio encanto mágico de este amor). Ella, arrepentida, cae en sus brazos, encontrando resistencia por parte de Des Grieux, pero haciendo uso de sus encantos logra vencer su resistencia y se abrazan en un beso apasionado. Geronte regresa inesperadamente. Los saluda irónicamente, recordando a Manon los muchos favores que le ha hecho. Ella contesta cruelmente diciendo que su apariencia de anciano difícilmente podría inspirar amor, comparada a su joven belleza y la de Des Grieux (Geronte, Des Grieux, Manon: Affè, madamigella).

 

Haciendo una reverencia, Geronte cede y se retira, jurando regresar pronto. Los amantes se alegran de su reencuentro (Manon, Des Grieux: Ah! Ah! Liberi!). Manon, feliz de que Geronte se ha ido, se entristece cuando Lescaut les urge a abadonar la casa de una vez, pero Manon duda al pensar en dejar sus joyas y sus lindos vestidos. De nuevo, entra Lescaut haciendo señales de que deben irse rápidamente. Manon coge sus joyas, y se marchan por la puerta. Está cerrada por orden de Geronte. Aparecen soldados para arrestar a Manon, quien, cuando intenta escapar, se le caen las joyas a los pies de Geronte. La arrastran, y Des Grieux no puede seguirla (Des Grieux, Manon, Lescaut, sargento, Geronte: Lescaut! – Tu qui?).

 

(Intermezzo: El viaje a Le Havre.) Un intermezzo ilustra la desesperación de Des Grieux, quien ha rogado y suplicado ante cuanta gente pudo para liberar a Manon de prisión, sin éxito alguno. Des Grieux marcha a El Havre.

 

ACTO III

Una plaza en el puerto de El Havre.

 

Es de madrugada. Manon está en la prisión con otras cortesanas, donde espera su traslado a bordo de un barco para ser deportada a América. Des Grieux y Lescaut esperan frente a la cárcel (Des Grieux, Lescaut, Manon: Ansia eterna, crudel). Lescaut ha sobornado a unos hombres de la guardia para que Des Grieux pueda hablar con Manon. Hablando con ella a través de las rejas, descubren que va a ser deportada a Luisiana. Pasa un encendedor de lámparas, cantando una canción mientras va apagando las luces (Encendedor de lámparas, Des Grieux, Manon: E Kate ripose al re); (Des Grieux, Manon: Manon, disperato è il mio prego).

 

Intentan rescatarla, pero fracasan. Aparece el guardia, escoltando al grupo de mujeres, que van en el mismo barco que Manon, quien camina entre ellas, pálida y triste. El público hace comentarios brutales mientras pasan lista a las cortesanas (Coro, Lescaut, Des Grieux, Manon: All'armi! All'armi!) pero Lescaut inspira piedad para Manon (Sargento, coro, Lescaut, Manon, Des Grieux: Rosetta! – Eh, che aria!).

 

Des Grieux, desesperado ante la idea de estar separado de Manon para siempre, va al lado de Manon. Intenta cogerla, pero el sargento lo aparta brutalmente. El capitán del barco, conmovido por su intenso dolor, deja pasar a Des Grieux quien puede volver a abrazar a Manon (Des Grieux: Pazzo son!).

 

ACTO IV

Una vasta llanura en las afueras del territorio de Nueva Orleans

 

El acto empieza con los amantes atravesando el desierto esperando encontrar la protección en un asentamiento británico. Se han perdido en un área desolada y sin agua. Manon está agotada, cae y no puede seguir adelante (Des Grieux, Manon: Tutta su me ti posa) ; (Des Grieux: Vedi, son io che piango) ; (Manon, Des Grieux: Sei tu che piangi).

 

Des Grieux se alarma ante el aspecto de Manon y se separa de ella para ir a buscar agua. Mientras él está lejos, Manon se desespera al encontrarse sola y maldice su belleza por haberle causado tanto sufrimiento (Manon: Sola, perduta, abbandonata). Al volver Des Grieux, que no ha podido encontrar agua, se la encuentra agonizando. Ella recuerda los tiempos pasados con su amor en París y le pide a su amante que nunca olvide su amor, finalmente ella muere entre sus brazos, suplicando que perdone su infidelidad y jurándole que, a diferencia de ella, su amor por el no morirá. Des Grieux se abandona sobre su cuerpo, desvariando de desesperación y sufrimiento (Manon, Des Grieux: Fra le tue braccia, amore).

Archivo multimedia

Contacto

Tweets de A. LíricaLuisMariano @LuisMarianoIrun
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Asociación Lírica Luis Mariano, 2014