Ópera de cine (proyección) ELEKTRA, R. Strauss

Lugar: Sala de Conferencias, Amaia KZ de Irun.

 

Día: Martes, 25 de abril de 2017

Hora: 19,00

 

Presentada por Paquito Sagüés

Entrada gratuita al público en general.

Electra (título original en alemán, Elektra) es una ópera en un acto con música de Richard Strauss y libreto en alemán de Hugo von Hofmannsthal, fruto de una de las primeras colaboraciones de ambos basado en el mito griego de Electra de acuerdo a Sófocles. Fue estrenada el 25 de enero de 1909 en el Königliches Opernhaus de Dresde.

ARGUMENTO

 

El argumento de Electra está basado en la tragedia griega de Electra escrita por Sófocles. Una atmósfera de horror y abatimiento impregna la producción de la puesta original de Strauss y Hofmannsthal, en un drama cuyo tema principal es la venganza. Clitemnestra ayudada por su amante Egisto ha asesinado a su esposo Agamenón, pues éste había dado en sacrificio a su hija Ifigenia, y tiene miedo de la venganza de sus hijos Electra, Crisótemis y el desaparecido Orestes. Electra, quien encarna la sed de venganza, espera la llegada de su hermano Orestes para que vengue a su padre. Orestes, a quien todos piensan muerto, aparece y hace justicia con sus propias manos para vengar la muerte de su padre. Orestes mata a Clitemnestra y Egisto; su hermana Electra, en una intensa danza triunfal, entra en éxtasis y cae muerta frente a sus aterrorizados escoltas.

 

ESTRUCTURA DRAMÁTICA

 

La obra está planteada como una sucesión de escenas en las que Electra se ve confrontada con el resto de los personajes.

 

Podemos esquematizar la estructura de la obra en 8 escenas:

 

1. Prólogo de las sirvientas

2. Monólogo de Electra

3. Electra y Crisótemis (1ª escena)

4. Electra y Clitemnestra

5. Electra y Crisótemis (2ª escena)

6. Electra y Orestes

7. Electra y Egisto

8. Electra y Crisótemis

 

Las primeras dos escenas son una introducción a la historia. El prólogo de las sirvientas nos da un retrato de la protagonista, y describe cómo Electra ha vivido en las afueras del palacio desde la muerte de Agamenón, vistiendo harapos y conviviendo con los perros, despreciando a todo aquel que sea desleal a la memoria de su padre.

 

La segunda escena es un monólogo en el que Electra describe el problema subyacente de la trama. Luego de su regreso de la guerra de Troya, el rey Agamenón es asesinado por su esposa, la reina Clitemnestra con la ayuda de su amante Egisto. Desde ese día, Electra vive solamente para el momento de la venganza, el día en que su hermano Orestes regrese a dar muerte a los asesinos de su padre.

 

El desarrollo comienza con la escena entre Electra y su hermana Crisótemis. Crisótemis representa la antítesis de Electra. Vive con resignación la muerte de su padre, sin enfrentarse a su madre y su esposo el rey, y a diferencia de su hermana no espera la llegada de Orestes para vengar la muerte de su padre. Solo desea tener una vida como cualquier mujer, encontrar un esposo y tener hijos.

 

El siguiente episodio muestra la confrontación entre Electra y Clitemnestra. Hofmannsthal y Strauss presentan un conmovedor retrato de la reina insomne, llena de angustia y remordimiento, quién confiesa a su hija sus pesadillas. Esta escena capital de la producción straussiana alcanza el clímax en un salvaje monólogo en el cual Electra describe en detalle cómo la reina perecerá a manos de Orestes para expiar su crimen.

 

En la escena siguiente llega la noticia de que Orestes ha muerto en un accidente al caer de su caballo. El anuncio de la falsa muerte de Orestes tiene como objetivo dar una fugaz sensación de alivio a Clitemnestra y Egisto, lo cual facilitará el plan de asesinarlos. La alegría que produce en Clitemnestra esta noticia contrasta con la desesperanza de Electra.

A partir de esta noticia, Electra deja de ser una protagonista pasiva que espera la llegada de Orestes como el instrumento de la venganza y se vuelve una mujer dispuesta a actuar. Ausente Orestes, cree que es su deber vengar a su padre, y trata de persuadir a su hermana para llevar a cabo juntas ese plan. Ella no acepta y Electra decide actuar sola sin antes maldecirla.

 

La siguiente escena es el encuentro entre Electra y Orestes, los dos hermanos. Es una de las escenas más célebres y conmovedores de toda la tragedia griega. La tensión se ve magnificada por la falsa noticia de la muerte de Orestes. El encuentro ya no será la concreción del deseo de Electra largamente soñado, sino el milagroso retorno de la esperanza luego de la desilusión más desoladora. Existe cierta simetría en cuanto a la estructura del diálogo de esta escena respecto de la escena entre Electra y Clitemnestra, ya que ambas están planteadas como una serie de preguntas y respuestas.

 

En la escena siguiente comienza la venganza. La muerte de Clitemnestra ocurre fuera de escena, al igual que sucederá con la muerte de Egisto, tal como resulta habitual en la tragedia griega. Luego se produce la aparición de Egisto, que es retratado como una persona grotesca. Electra lo invita con sarcasmo y cinismo a entrar en el palacio, donde luego será asesinado por Orestes.

 

La escena final entre Electra y Crisótemis es un momento de júbilo luego de concretada la venganza por la muerte de Agamenón. Crisótemis exhorta a su hermana a que se una a las festividades en el interior del palacio. Sin embargo, ella no entra al palacio para participar del festejo colectivo, sino que mantiene su condición marginal, y realiza su propio festejo a través de una danza salvaje y triunfal, que finaliza con su muerte. Electra ha vivido solo para el momento de la venganza, y una vez que esta se ha concretado desaparece su única razón para existir.

Archivo multimedia

Contacto

Tweets de A. LíricaLuisMariano @LuisMarianoIrun
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Asociación Lírica Luis Mariano, 2014